En el hemisferio norte, durante el transcurso del mes de septiembre se produce la finalización del verano y el comienzo del otoño. Este cambio estacional favorece en gran medida a las plantas de los jardines ya que las temperaturas bajan y el clima se torna mucho más agradable.

Este es un momento ideal para realizar importantes cambios relacionados con el cuidado y mantención de nuestras plantas. A continuación les proporcionaremos algunos consejos muy útiles para reformular el concepto de nuestros jardines.

Es muy importante continuar con las tareas de poda en los árboles que terminaron su floración. Se deberá podar entre este mes y el próximo todos los arbustos que florecen antes de su brotación.

Este es una época ideal para comenzar con las tareas de plantación de especies como el laurel, acebo, cotoneaster y piracanta.

Hacer semilleros de vivaces de floración temprana y las bienales como caléndula, pensamiento, alhelí.

Los riegos deben ser cada vez menos frecuentes evitando que las plantas lleguen mojadas al anochecer.

Las dosis de abono deben ser más altas, es recomendable utilizar abonos que fortalezcan el jardín de cara al otoño y al invierno.