img011

El tema del ahorro del agua es una cuestión muy importante ya que es un bien escaso y muchas veces es mal utilizado siendo ampliamente derrochado y hasta algunas veces altamente contaminado. Una actitud de cuidado hacia el agua beneficia al medioambiente y no influye negativamente en la estética de nuestro jardín. A continuación les contaremos como plantear un jardín en el que el bajo consumo del agua es la clave.

La planeación y diseño de xerojardines es importante ya que se trabajan ideas sobre paisajes y se identifica las necesidades de las plantas, este tipo de jardín se caracteriza por contar con especies que consumen poco agua, son muy resistentes al calor y poseen una belleza que las hace apta para la decoración.

Elementos arquitectónicos como rocas, áridos y muros son claves para llevar a cabo este tipo de diseños.

Podremos utilizar elementos como muros de adobe, encalados de mampostería, piedras colocadas sin huellas o estucos envejecidos. En lo que respecta al suelo se puede trabajar con pavimento u hormigón coloreado en tonos de tierra o natural.

bcag1

Una opción muy utilizada es la de colocar madera, lajas de pizarra, piedra de río lavada o pavimento de piedra abujardado, los troncos de madera y ladrillos antiguos son elementos que también proporcionan estilo.

Un jardín de bajo consumo de agua debe contar con pérgolas o kioscos que aminoren el calor, estas estructuras pueden ser fabricadas de madera, hierro o acero de esta manera las plantas trepadoras pueden llegar a crear interesantes y vistosos acabados.

Con este diseño particular estaremos experimentando un nuevo concepto en decoración en donde se hará hincapié en los espacios abiertos integrados al paisaje.