En un jardín la distribución vegetal debe estar unificada bajo un criterio específico que tenga la capacidad de seducir con su belleza en cada estación del año y no de lugar a espacios donde se pueda apreciar la acción del transcurso del tiempo.

Toda persona que sea responsable del mantenimiento, cuidado y planeamiento del jardín deberá saber combinar cada especie y escala de plantación de la mejor manera y así imponer un estilo que sea la envidia de todas las visitas.

A continuación les proporcionaremos algunos consejos prácticos que deberán ser muy tenidos en cuenta a la hora de realizar este tipo de tareas.

Es importante restringir el color en las borduras, ya que una planificación con exceso de color puede distorsionar en gran medida un diseño de calidad.

Un jardín con una correcta distribución vegetal impone un estilo característico, es importante mantener ese estilo de forma que las borduras o zonas de plantación tengan una relación de conjunto.

A la hora de combinar plantas es de suma importancia realizar grupos con una igual necesidad de luz y suelo. Es preciso utilizar plantas precisas sin abusar de las mezclas.

Es necesario pensar en los cambios de estaciones para poder mantener un jardín vivo todo el año. Conocer el crecimiento de las especies sirve de gran ayuda para crear composiciones que no se vean alteradas con el paso del tiempo.