El estilo silvestre es perfecto para los jardines en pleno campo, la decoración se basa en la utilización de plantas autóctonas, huertos, la estética es un tanto agreste, aparentemente desordenada y llena de color. Este tipo de jardines poseen un encanto especial ya que son espacios al aire libre donde se siente la naturaleza en su máximo esplendor.

A la hora de pensar en el diseño de este tipo de jardín hay que tener presente la creación de rincones íntimos donde esté plasmado el espíritu mismo de la naturaleza. A continuación proporcionaremos algunas claves para poder llevar a cabo una decoración con estas características.

La creación de senderos curvos es muy importante en este diseño ya que aportan profundidad y misterio. Es recomendable realizar cunetas laterales para evacuar el agua de lluvia y evitar inundaciones.

Un arroyo o una charca son fundamentales en este diseño así como también la creación de un huerto. Si las hortalizas se mezclan con las plantas aromáticas es mejor.

El color es un elemento que dará vida y estilo al jardín, es importante contar con diferentes tipos de especies que aporten color y tonos alegres. Hay que tener mucho cuidado con los contrastes ya que un mal planeamiento de la floración silvestre puede arruinar el concepto de este jardín.

La inclusión de una pérgola es una muy buena opción y puede ser cubierta con trepadoras que aporten frescura y un agradable aroma.

Se pueden utilizar elementos como esculturas, fuentes de piedra, hierro o latones. Lo fundamental es que estos elementos cuenten con un aspecto de haber resistido el paso del tiempo.

La hierba crecida favorece a la apariencia campestre.

Con estas recomendaciones la creación de un jardín de características silvestres será mucho más fácil de diseñar y llevar a cabo.