La idea de llevar a cabo un jardín acuático puede transformar el ambiente y dotarlo de una estética única que sin lugar a dudas dejará más que sorprendidos a todos los visitantes. La creación y decoración de un espacio con estas características no es algo imposible y aunque no lo parezca, los cuidados y el mantenimiento no son mayores que los de un jardín convencional.

A la hora de pensar en este tipo de jardín es importante escoger las mejores especies acuáticas para poder lograr un diseño correcto y favorable. Se utilizarán elementos y estructuras como estanques, fuentes y algunos tipos de piscinas.

Este diseño requiere de un amplio espacio y se aconseja aprovecharlo al máximo disponiendo los elementos de manera tal que se logre un equilibrio que denote armonía. Se pueden utilizar estructuras prefabricadas de estanques, piscinas y fuentes, de lo contrario será necesario contactar a un profesional para la realización.

Existe una gran variedad de especies acuáticas para llevar a cabo este diseño, las más utilizadas y aptas para una decoración de este estilo son las siguientes.

Primula Florindae
Thypa Minima
Nelumbo Sp
Calla Palustris
Calla Palustris
Iris Pseudacorus
Acorus Calamus