El poco espacio disponible en el terreno para diseñar un jardín no es un problema, se pueden lograr interesantes y novedosos diseños en espacios reducidos teniendo en cuenta algunos aspectos. Es muy importante cuidar al máximo el diseño del jardín para sacar todo el potencial que oculta. Para ello se recomienda alternar las floraciones, incluir estructuras de hierro y utilizar fuentes con agua.

La creación de un jardín en espacio reducido propone un gran reto ya que todos los elementos que forman parte del diseño deberán interrelacionarse de modo coherente para lograr practicidad y armonía independientemente del tamaño.

Aquí proporcionamos algunas pautas que deberán ser tenidas en cuenta a la hora de diseñar un jardín de estas características.

El orden es fundamental en este tipo de jardines, es importante evitar las mezclas excesivas de plantas, para ello se debe coordinar las floraciones y delimitar los espacios con una lógica determinada.

El jardín experimenta transformaciones durante todo el año, para lograr mantenerlo vivo todo el tiempo será necesario recalcar el cambio de las estaciones. La utilización de perennes sirve en esta tarea y se complementan de la mejor manera con distintas especies estacionales.

Para lograr un estilo bien definido que perdure en el tiempo será necesario respetar el diseño, de esta manera se podrá lograr un jardín bien estructurado y atractivo a largo plazo.

Las especies recomendadas para jardines de espacios pequeños son las siguientes.

  • Árboles: prunos, árboles de Júpiter, palmeras, perales, magnolios, abedules, cornejos, acebos y serbales.
  • Arbustos: boj, hebes, azaleas, brezos, ceanotos y rosas.
  • Herbáceas: hosta, lirios, esmilacina, peonías, calas, astilbes y mijos.
  • Vivaces: armeria, polígonos y claveles.