jardin feng shui

Existen diferentes maneras de decorar y plantear un jardín, uno de los diseños más utilizados es el del jardín Feng Shui. Esta palabra significa “viento” y “agua” y proviene de un sistema ancestral de estética chino que propone mejorar la calidad de vida recibiendo energía vital positiva de la misma naturaleza. Un jardín diseñado con este estilo tratará de comprender diferentes energías y permitirá que fluyan de manera libre y con armonía.

A continuación les mostraremos los principios básicos para llevar a cabo el diseño de un jardín Feng Shui.

A lo hora de plantear un jardín Feng Shui hay que tener en cuenta que las formas circulares o curvas son las ideales para este tipo de diseño. Por eso se recomienda la ausencia de líneas y ángulos rectos, de esta manera se generarán sensaciones de sorpresa y misterio al perder sus dimensiones reales. Existen ocasiones en que en la construcción aparecen ángulos rectos, para neutralizar ese efecto se puede plantar un árbol pequeño, colocar diferentes macetas, una estatua o una fuente.

Para decorar el jardín se deberán tener en cuenta componentes como rocas, esculturas, plantas, paredes y elementos con agua entre otros adornos. Es importante aprovechar al máximo los espacios abiertos y no sobrecargar al jardín ya que en estos casos lo que se busca en provocar una sensación de serenidad, equilibrio y armonía. El Feng Shui se opone al exceso de detalles y al lujo.

espacio_feng_shui_022

Para que exista una buena circulación de energía vital positiva se recomienda plantar arbustos de hojas anchas de color verde oscuro como el farolillo japonés, la rosa china y el jazmín del cabo. Es importante dejar que las plantas y árboles crezcan de forma natural y manteniendo su postura, para lograr esto no se deben podar las plantas de ninguna manera.

El agua es fundamental en un diseño Feng Shui ya que simboliza al dinero y al  elemento vital de la naturaleza. Debe estar en continuo movimiento y siempre limpia, para ello se recomienda la instalación de una fuente o estanque con una bomba y de los mantenimientos necesarios para conservarla pura y cristalina.