Un buen diseño de jardín puede dotar de un estilo propio y personalizado al hogar logrando que todos los visitantes queden más que sorprendidos por la belleza y magia que desprende un jardín en armonía.

Para poder lograr el jardín perfecto es necesario tener en cuenta algunos aspectos que nos ayudarán a la hora del diseño y la confección de este espacio verde tan particular.

Es muy importante planificar un jardín en miniatura, a partir de ahí se podrá jugar con los diferentes colores, texturas, principios de diseño, forma y porte. Características principales como la ubicación, el clima y las dimensiones deben ser muy tenidas en cuenta a la hora de realizar la planificación.

Se aconseja renovar periódicamente el aspecto del jardín con plantas estacionales. Podremos crear interesantes combinaciones en dos bloques diferentes, uno específico de invierno/primavera y el otro verano/otoño.


El diseño del jardín estará dado por el estilo que más guste al propietario. Podremos lograr un diseño formal basado en la simetría y el orden. Un diseño rústico que incita a una distribución libre y natural de los elementos decorativos.

El color es fundamental para generar armonía y contrastes, esto se puede lograr mediante flores. Hay que recordar que los tonos pastel en color blanco forman composiciones elegantes, mientras que las composiciones de color recrean la diversidad del campo.