Los jardines cálidos son muy especiales, proponen una idea de magia y seducción en espacios repletos de frescura y sombra salpicados con espectaculares golpes de color provenientes grandes variedades de flores y especies.

Aquí les presentaremos algunos consejos para lograr un jardín de estas características.

Es importante que las temperaturas sean superiores a los cinco grados, la humedad debe superar el 70% y si no se llega a esa cifra se pueden utilizar humidificadores.

Substratos arenosos bien drenados y ricos en materia orgánica ayudará en gran medida al desarrollo de este tipo de jardín.

El agua es un elemento que no debe dejar de estar presente en este diseño, se pueden crear estanques, fuentes y lagos naturales que contribuyan a la realización de la humedad.

Las especies que mejor se adaptan a este tipo de jardín son las siguientes:

  • Árboles: Ficus, árboles del coral, casias y albicias.
  • Palmeras: cocos plumosa, Washingtonia robusta, Butia capitata, datilares y Livistonia rotundifolia.
  • Tapizantes: hiedra, vincas, paquisandras y ajuga reptans.
  • Trepadoras: Solandra máxima, jazmines de Chile, jazmines de Madagascar, passiflora coccinea y Tristelleteia australasiae.
  • Perrenes: alivias, agapantos y Strelitzia reginae.