img008

Los diferentes jardines diseñados en espacios reducidos exigen más atención y un planeamiento mucho más fino que otros tipos de jardines. Hay que tener en cuenta claves como alternar las floraciones, utilizar alguna estructura de hierro o piedra y detalles con agua.

En un jardín pequeño todos los elementos deberán interrelacionarse de un modo coherente para que el diseño resulte práctico y la armonía se haga presente.

Para conseguir una sensación de orden es importante evitar realizar excesivas mezclas de plantas. Se recomienda coordinar las floraciones y delimitar los espacios teniendo en cuenta una cierta lógica.

Un reto muy interesante es tratar de mantener el jardín vivo todo el año, una buena manera de lograrlo es recalcando el cambio estacional. Las plantas perennes sirven de base y se complementan muy bien con especies otoñales o primaverales.

img006

Un buen ritmo arquitectónico se logra con la utilización de escaleras y muretes, los mismos marcarán una transición entre las distintas zonas y las organizarán.

Si se respeta al pie de la letra el diseño se podrá lograr un jardín bien estructurado y atractivo a largo plazo.

El agua es un elemento que no puede faltar en este tipo de diseños ya que proporciona frescor y relajación.