En esta época de altas temperaturas podemos trabajar un sinfín de opciones decorativas en nuestros jardines que los transformarán por completo llenándolos de vida y color. Una manera de decorar el jardín con estilo y simplicidad es a través de los macizos, estos proponen una gran diversidad de formas estéticas que pueden ser llevadas a cabo en cualquier zona del jardín.

Para todo aquel que no conozca lo que es un macizo, podemos definirlo como un espacio compacto que puede adoptar cualquier forma geométrica donde se presentan una cantidad de plantas y flores en una especie de bloque unido.

La variedad de especies y colores es la característica principal de todo macizo, el diseño del mismo puede ser escalonado con flores altas en el centro y otras pequeñas en los bordes. De esta manera estaremos generando en efecto descendente muy llamativo ideal para el centro de un jardín.

Los colores y la ubicación de las plantas darán el sentido estético al macizo, las combinaciones y las diferentes formas concéntricas, paralelas u horizontales generarán la sensación de algo compacto y proporcionarán la densidad propia del macizo.

Es muy importante la elección de plantas, para ello se debe estudiar previamente el terreno donde se ubicará el macizo. Las plantas recomendadas son las siguientes: callas, cannas, crisantemos, solidagos, aster, boxus, nemesia y santonina.