Las plantas ofrecen un sinfín de alternativas para realizar diferentes tareas de decoración no sólo en el jardín sino en toda la casa. Sin lugar a dudas el color verde se convierte en la solución perfecta para adornar los exteriores y las paredes construidas con todo tipo de materiales.

Distintas especies como trepadoras, arbustos y árboles crean ambientes particulares y proyectan fondos ideales para revestir el jardín.

Los distintos materiales y acabados de los muros ayudan en gran medida a escoger la especie de planta adecuada. Un detalle importante para tener en cuenta es el de no rellenar el muro por completo para poder darle un lugar apropiado a cada especie.

Los muros de ladrillo antiguo se decoran con una sola especie de flor o con un sencillo detalle en verde como el lúpulo, hiedra, jazmines o Thumbergia alata.

Los muros de piedra pueden ser decorados con un sencillo efecto estético proporcionado por la rosa albertine . Si el muro está fabricado de un material rústico se pueden cultivar en sus huecos especies como Stylophorum diphillum, Geranium orientalibeticum o Saxifraga paniculada.

Los muros de madera muy rústicos se pueden combinar con plantas como el Stephanotis floribunda, Actinidia kolomikta, clemátides y Rosas Dortmund.