La llegada del verano significa altas temperaturas y golpes de calor para las plantas. En esta época del año nuestros jardines demandan más riego porque la transpiración de las plantas aumenta y necesitan una buena proporción de agua.

En esta ocasión proporcionaremos algunos consejos que ayudarán a lograr un riego perfecto.

Es importante regar al atardecer o a primeras horas de la mañana porque la evaporación del agua es menor y puede llegar hasta las raíces.

La instalación de sistemas de riego por goteo en los jardines ayuda a ahorrar agua entre un 75% y un 90%. También son sumamente importantes e influyen significativamente en el rápido crecimiento de las plantas y ayudan a mantener la humedad en el suelo.

Se recomienda realizar una depresión en la tierra junto a los troncos de las especies arbóreas para almacenar líquido. De esta manera las plantas podrán absorber los nutrientes que necesitan por inundación de una mejor manera.

Las plantas de interiores deben ser regadas hasta tres veces por semana con un ligero rociado de agua tibia, también se puede utilizar una esponja o un pincel suave. Estas plantas deben estar al aire libre y resguardadas del sol directo durante los meses más calurosos.

Es importante no excederse en el riego ya que se puede alterar el desarrollo normal de las plantas. La formación de charcos pudre su sistema radicular originando que las hojas se marchiten.

Se recomienda comprobar la permeabilidad y drenaje del suelo para evitar complicaciones con algunas especies de plantas del jardín.