La sombra es un elemento sumamente importante en el jardín ya que sirve para hacer frente a las altas temperaturas del verano y además se encarga de introducir una serie de contrastes muy atractivos en el diseño del parque. Hay que tener muy en cuenta que las zonas de sombras no pueden improvisarse y al pensar en la construcción del jardín es importante saber donde van a estar ubicadas.

La sombra se consigue mediante árboles pero si el jardín es pequeño se pueden utilizar pérgolas y toldos.

A continuación ofrecemos algunas claves para crear zonas de sombras en el jardín.

Plantas para jardines de sombra:

Los árboles de copa abierta producen una sombra tipo paraguas, las especies recomendadas son el plátano, Paulownia fortunei, Albizia julibrissin y olmos. También podemos trabajar con otros tipos de árboles de porte altivo y copa frondosa como el tilo, el roble y el pino.

Los arbustos también pueden ser utilizados para esta tarea, las especies recomendadas son el boj, los viburnos, Ligustrum japonicum, esquimia, bambú y zarzas.

Las plantas tapizantes de sombra como la hiedra, Vinxa Minor, violetas, Smilacina racemosca y Campanula poscharskyana son muy útiles para este fin.

Un detalle para tener muy en cuenta es que a la hora seleccionar y plantar las diferentes especies hay pensar en el crecimiento de las ramas y el tronco.